Fidel Castro contra la ofensiva reaccionaria del imperio

El mundo enfrenta una ofensiva reaccionaria del imperio norteamericano y sus aliados incondicionales.
En Estados Unidos, país sumido en las guerras de Iraq y Afganistán, a todas luces imposibles de ganar, el sector más conservador de la actual Administración identifica nuevos escenarios para intentar mantener al orbe bajo su control y hacerse de sus principales recursos naturales.

Tal es el caso de las provocaciones contra Corea del Norte y el hundimiento del “Cheonan”; las maniobras navales y aéreas, con gran despliegue de fuerzas, por parte de EE.UU. y la Corea situada al sur del paralelo 38; y la potencial agresión contra Irán, en las que intervendrían el gendarme internacional e Israel…
Únase a lo anterior, las bases militares ubicadas en Colombia, la reactivación de la Cuarta Flota en América Latina, las falsas acusaciones contra la República Bolivariana de Venezuela y otros desenfrenos, como incluir a Cuba y otras naciones cuyos gobiernos no son de su agrado, en la lista de los países que apoyan el terrorismo, para darnos cuenta de cuál podría ser el desenlace de esas truculencias.
A este escenario, nada halagüeño, incorporémosle las inclemencias de la naturaleza con los daños provocados por los incendios en Rusia, las inundaciones en China y Pakistán, y nos daremos cuenta de cuán frágil es nuestro planeta.
Sobre estas cuestiones y sus consecuencias, el Comandante en Jefe Fidel Castro alerta al mundo mediante sus reflexiones y en sus intervenciones públicas.
Los pueblos deben estar conscientes del peligro que los acecha, si una guerra con el posible uso de armas nucleares tiene lugar. Los esfuerzos del líder de la Revolución cubana van dirigidos precisamente a crear una conciencia internacional capaz de abortar los intentos de quienes ya elaboraron planes para desatarlas.
Incalculable resulta la magnitud de un conflicto semejante. Para acabar con el hambre, las enfermedades, elevar la educación y la cultura, construir viviendas decorosas, salvar la Tierra, disponer de agua potable…, la humanidad no necesita de las guerras.
Por el contrario. Sólo un clima de paz y entendimiento podría contribuir a alejar los peligros de una nueva conflagración mundial. Eso ha quedado claro en cada una de los discursos de Fidel, enfrentado durante más de medio siglo a las agresiones del imperio norteamericano, y cuyo país afrontó, sereno, los peligros de una crisis internacional que en octubre de 1962 colocó al mundo al borde de una nueva conflagración atómica.
En la reflexión Israel no atacará primero, él expresa:
“Entre todos los enemigos de Irán han creado una situación absurda. A Obama no le quedaría otra alternativa que ordenar la muerte de cientos de millones de personas inocentes, y los tripulantes de sus naves de guerra en las proximidades de Irán serían de los primeros en morir y él no es un asesino.
“Es lo que pienso sin temor a estar equivocado”. (Jesús Mena Aragón)

Anuncios

Acerca de raisadevora

Soy Cubana, nacida en la ciudad oriental de Santiago de Cuba, desde hace tres años vivo en la ciudad llamada La Perla del Sur, en la Provincia de Cienfuegos. Actualmente trabajo en el Periódico Cinco de Septiembre, 36 años de trabajo dentro del sector peridístico aunque mi trabajo es de correctora y Web Máster de la página digital. Amo mi Patria y fiel a los principios de la Revolución, soy modesta, sencilla, y amante de la Paz, la Amistad y la Solidaridad
Esta entrada fue publicada en Historia y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s